Relato Corto presentado a “Cunchillos en Breve” (36)

MI RUBIA

Te veo por las mañanas y se me abre el cielo. A veces me siento cansado, otras desilusionado pero tú me cambias el día. No hubo momento alguno en el que no me recibieras con una sonrisa o solucionaras, con paciencia, cualquier contratiempo.

Poco a poco has entrado en mi vida para no salir más. No sé cómo podré vivir sin ti si llegaras a faltarme. Con tu rubia cabellera, con tus rulos…Esos labios rojos y carnosos que me reciben con una sonrisa. No, no creo que pudiera vivir sin ti.

Lo he intentado, te lo juro. Pero el solo hecho de pensarlo me paraliza, me desmorona. Se me ocurren entonces, mil y una travesuras para que me necesites. Para que me busques como yo te busco cada instante de mi vida.

A veces pienso cómo pude haber vivido hasta hoy sin tu presencia, sin tus manos amables, sin tus soluciones prontas, sin escucharte tararear por la casa, mientras trabajo.

¡A mis años, quién diría! A este pobre hombre ceniciento, le ha caído un ángel del cielo. Ese ángel que llevaría en andas hasta el Castillo de Cunchillos un veintinueve de septiembre, en la fiesta de San Miguel… ¡A mis años… quién lo diría!

-Don Gómez, creo que por esta temporada, ya hemos terminado. Le prometo que en cuanto crezca un poco la gramilla y esa mala hierba, lo llamaremos nuevamente. A decir verdad, nunca estuvo tan bonito nuestro jardín. Venga, pase usted a la cocina. Tome .algo antes de irse mientras le pago.

No, rubia. No entro. Si lo hago, no salgo más.

Julián Antúnez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s