Relato Corto presentado a “Cunchillos en Breve” (33)

LOS PEREGRINOS

Al huir del santuario nos perdimos.No estábamos seguros de haber tomado el camino correcto a Tarazona. Las doce de mediodía de agosto privaba de voces el camino. La intensa luz nos cegaba. Estábamos perdidos y sin agua. Debíamos encontrar una población.

Pronto divisamos El Buste. Agua y vino, nos calmaron ¡y jamón para el camino! La visión del Moncayo desde su balcón, nos hizo olvidar a Rosa.

—En dos horas pueden estar en Cunchillos —nos indicó el dueño de la tienda. Bajen por ese camino, después en el cruce hacia el oeste.

Era tierra extraña, sembrada de caminos, nos perdimos varias veces. Tardamos más de cuatro horas en divisar la Torre de Samanes. Fatigados, pero contentos de haber llegado.

Sentada en su escalera, recostada sobre su puerta verde, como señal funesta, apareció Rosa. ¡Otra vez no! ¡No podía ser!

Nuestra efímera alegría se escondió bajo la expresión de asombro y desazón de nuestros rostros. Nos miramos sin saber qué hacer

—Hola peregrinos, ¡habéis tardado mucho en llegar! ¡llevo aquí un buen rato —nos lanzó Rosa, como dardo envenenado— desde que salimos de Soria no ha dejado de incordiar.

— ¡Os olvidasteis de mí en la Misericordia! —nos recriminó.

Enmudecimos, sin saber que decir, sin querer contestar.

Rosa era amiga de cuentos y enredos. Metomentodo y dispuesta a difundir chismes. Nos había metido en más de un embrollo a lo largo del camino. ¡No podíamos imaginarnos esto en los primeros días, cuando la conocimos!

—Os perdono. He encontrado un aposento en el pueblo para los tres —nos grito, según se acercaba hacia nosotros. Justo aquí al lado, pero solo tiene dos camas. ¡Os imagináis! Nos sobrecogió la idea de pasar otra noche con ella. Otra noche de segura vigilia.

¿Qué por qué les cuento esto? ¿qué por qué abuso de su atención?

—Rosa, la chica que les apalabró el aposento, nos está jugando malas pasadas — les aclaro a los dueños.

—Emprendimos la marcha desde Alcalá de Henares con intención de completar el camino de Santiago soriano hasta Burgos —Les explica mi amigo Juan. Les ruego sepan disculparme, estoy un poco nervioso. Desde allí convergiremos al camino Francés.

Al segundo día del camino, ella apareció de las mismas entrañas de la tierra. Como sirena nos embaucó con su canto y su belleza. Nos animaba la

oscuridad de las noches. Con ella desafiábamos excitados los cálidos amaneceres. Nos hicimos inseparables.

Pronto empezó el cambio, jugaba con nosotros, nos enredaba en guasas cada vez más delicadas. Huyendo de los enredos de Rosa, vagamos por caminos sin nombre, por pueblos sin mapa. Llevamos veintidós días en el camino, cuando lo deberíamos haberlo hecho en diez.

—Pensábamos que la habíamos despistado en el Santuario de la Misericordia. —Comenta Juan. Pero ha conseguido agenciarnos los papeles de idiota en la función. Nuestros infortunios en vez de desaparecer parece que aumentan.

Nadie se había percatado de que ella está aquí, apoyada en el quicio de la puerta, escuchándolo todo.

Nos regala una sonrisa burlona cuando la descubrimos. No parece ella. Ha cambiado sus botas, pantalones y camisa, por un top, short y zapatillas. Su atractivo casi me despista en otros pensamientos.

No sé qué hace y por qué lo hace, pero tampoco es importante para mí saberlo. Empiezo a creer que será peor entenderlo todo

Van pasando los minutos, como horas y no se mueve. Solo nos mira y ríe —ahora condescendiente—. Miro a Juan y está como ausente, con la boca cerrada, apretando las muelas del juicio.

—Rosa, hija mía, ven a sentarte con nosotros, ¡tus amigos te esperan! —dijo el dueño de la casa. Hace un sitio en el sofá ente él y su mujer.

María su madre, nos ofrece una cerveza.

Luis Alberto Prieto Barbero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s