Relato Corto presentado a “Cunchillos en Breve” (23)

FIESTA EN EL CIELO DE CUNCHILLOS

Una gran fiesta se desarrollaba en los cielos de Cunchillos, pues los aires y la atmosfera en su totalidad, estaban de regocijos, ya que nuevamente los vecinos terrenales de esta localidad hubieron reforestado parte de su parque natural, con el sembrado de varias especies de árboles.

Pues, tanto el viento, como las nubes y los rayos solares de primavera, se alegraban desde lo alto al ver a toda una comunidad repoblando sus bosques naturales con nuevos plantones para que su ambiente respire aire fresco, límpido y puro.

Un grupo de nubes, sobre el espacio d Cunchillos festejaban alegronas la labor de los pobladores, quienes consciente de su misión social de salvaguardar el medioambiente, habían decido realizar una nueva faena de la plantación de especies autóctonas como carrascas, coscojas, sabinas, enebros, almendros, etc.

Dispersas en el espacio del cielo de Cunchillos, las nubes expresaban su gozo, pues ellas eran las beneficiadas directas porque ya no contaminarían con todos los gases que emanaban de la tierra, producto de la superindustrialización europea.

Una de ellas le comentaba a otra, que desde hacía unos años la vecindad de Cunchillos se juntaba para reforestar sus bosques y renovaban las especies arbóreas, reforzando la naturaleza forestal de esta parte de Tarazona.

Otra nube, que saltaba risueña en el espacio, comentó que la vecindad de este ayuntamiento ha tomado una real conciencia y valorado la importancia que tiene el sembrado de especies de árboles, pues ellos quieren contrarrestar los efectos nocivos sobre la salud de la contaminación europea.

Una cuarta nube, que merodeaba a las otras, también reconoció la acción de los moradores de este lugar de España, y dijo que ellos son un ejemplo a seguir en el Planeta, pues pese a no contar con grandes extensiones de terrenos, saben sacar provecho de los espacios que tienen para mejorar las variedades de especies silvestres de su mato. Del jolgorio y las pláticas, no se quedaron atrás los tenues rayos solares de primavera y expresaron su alegría, pues sus radiaciones iban apoyar al crecimiento y desarrollo de las plantas. “Nosotros somos vida, y, por tanto, nos alegra que unos vecinos contribuyan a defender la vida”. Uno de los rayos solares le replicó a una nube: – “ahora ustedes pueden estar tranquilas, pues ya no recibirán ácidos contaminantes de la evaporación de agua de la tierra, cuyos suelos, cauces de ríos, manantiales, lagos o mares, son un depósito de veneno industrial”.

A lo que la nube de recalcó al rayo solar: – “Ustedes también deben estar muy aliviados y felices, pues el sol no se verá alterado en la emanación de sus luces, que también era afectado por la contaminación del espacio con descargas eléctricas artificiales producidas por superindustrialización mundial, la prueba de armas nucleares y la fuga de gases tóxicos producido por la fuga de desechos fabriles. Concluido el conversatorio de nubes, astro rey y otros elementos espaciales, todos coincidieron en exhortar a la humanidad a que sigan el ejemplo de Cunchillos, pues los bosques en la Tierra no deben destruirse por ser el colchón de soporte contra la contaminación terrenal y espacial. Todos siguieron festejando en el espacio sideral este loable ejemplo de la vecindad de Cunchillos, que pese no ser responsables de la contaminación ambiental, contribuyen a la sostenibilidad medioambiental.

José Alberto Peralta Pisfil

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s