Microrrelatos presentados a “microCunchillos” II (6)

LA PLUMA DEL TIEMPO

Regresé a Cunchillos. En largos años de exilio su memoria había anidado en mis sueños.

La torre de Samanes, San Miguel, el castillo, todo en su sitio, pero no era el mismo.

En mis recuerdos estaba habitado por gente que ya no está, por niños que ya no corren por sus calles, por animales recorriendo sus estrechas calles.

Me he quedado sin pueblo. Ahora no recuerdo el de mi infancia.

Luis Alberto Prieto Barbero

 

MÁGICO CUNCHILLOS

Mágico Cunchillos, evento de duendes, cuando de ti la magia aparece de añoranza se muere. Hermoso Cunchillos, cuna de encantamientos, blancas montañas, brujas y ríos, ermita en el cielo suspendida, para siempre encantados!

Garras del bosque, brujas y duendes, cantad, cantad, yo digo llorando en bosques y riberas: adiós!

Josep Manuel Segarra Bellés

 

MALDICIÓN MORISCA

No tardó en entender el señor de Cunchillos que una vez incorporadas las tierras de las familias expulsadas, no había quien las trabajara.

Raúl Garcés Redondo

  

MICROCUNCHILLOS

Los miembros del jurado no daban crédito. Y mira que las bases del concurso eran claras: El tema será libre, siempre que en el microrrelato se mencione “Cunchillos” o se realice alguna referencia clara de dicha localidad. Pero en el texto enviado, el escritor se limitaba a hablar de sí mismo. Fue al abrir la plica cuando por fin lo entendieron. El apellido del autor era Cunchillos.

Raúl Garcés Redondo

 

MICRORRELATO

Quiero escribir un microrrelato para participar en el II Concurso de Microrrelatos de Cunchillos.

La verdad es que no sé por dónde empezar, si escribir sobre sus gentes y anécdotas, o inventarme alguna historia.

Son 400 caracteres, contando espacios y signos de puntuación. No sé si podré resumir todo lo que llevo en mente. Tengo que tener cuidado, el contador ya está marcando 381 caracteres. Adiós.

Pedro Antonio Sánchez Marco

 

MI VIDA ANTERIOR

El despertador sonó a las siete de la mañana pero ya estaba despierta por lo menos un par de horas antes. No había podido conciliar bien el sueño aquella noche, una de esas en las que repasas el día y piensas para no dejar paso al sueño. Había soñado con mi pueblo, Cunchillos; Han pasado muchos años es hora de volver a por lo que había dejado allí; mi vida sencilla, sin ruidos.

Starcraft

 

MONOTONIA

Son las 12, voy al Portillo a comprar al carnicero; pienso lo rápido que pasa el tiempo.

Ha trascurrido una semana, comienzo a pensar en lo monótona que es mi vida.

Voy a cambiar, haré cosas distintas, ya no quiero tener una vida tan monótona.

Son las 12, voy al Portillo a comprar al carnicero. Ha pasado una semana, la pereza es muy grande y la monotonía muy cómoda. Tal vez sea mañana.

Pedro Antonio Sánchez Marco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s