Relato Corto presentado a “Cunchillos en Breve” (3)

Avivado

En Cunchillos existe una calle estrecha y sinuosa, donde se laza una casona de piedra. El edificio respira, el hierro fundido se estremece por el contacto del aire y las paredes susurran voces que nadie escucha. Las columnas crujen y la madera de puertas y pisos palpitan por la cadencia de un corazón cansado. En la fachada, las ventanas ciegas palpan la calidez del Sol y los rasguños fríos de la noche. Como el gran árbol de un bosque, la comarca ha crecido a su alrededor agresiva e indiferente. El edificio pretende probar y admirar lo que se mueve. El granito transmuta su naturaleza y del friso engendra un ser humano curioso que olfatea, ve y saborea cada rincón del mundo.

Sergio F. S. Sixtos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s