Microrrelatos presentados a “microCunchillos” (IV)

HABÍAN PASADO 47 AÑOS

Estaba absorto en mis pensamientos cuando Cunchillos apareció frente a mí. Pero giré a la izquierda inconscientemente y no pude más que mirar de reojo los frondosos plataneros que aparecían en los recuerdos de mi infancia. ¿Lo seguirán llamando “El Portillo” las nuevas generaciones? No me importaba. Fingiendo concentrarme en la carretera me di cuenta de que prefería preservar intactas mis memorias.

Fargo

 

“HAIKU” CUNCHILLERO

El sol lo peina,

y a pies del Moncayo

Cunchillos brilla.

Alejandro Puche Aranda (Blog de Alejandro Puche Aranda)

 

LA NOCHE

La noche era fría en Cunchillos. Fue derecho a su casa, buscó las llaves y no las encontró, tocó el timbre y no encontró respuesta.

Comenzó a sentir angustia, a preocuparse. Sentía frío. Llamó en las casas vecinas y no obtuvo respuesta, todo parecía estar sin vida. Tuvo miedo.

Le resultaba extraño, no comprendía lo que estaba sucediendo y entonces… sonó el despertador.

Pedro Antonio Sánchez Marco

 

LA POSADA DE CUNCHILLOS

Pocos eran los que recorrían este tramo del Camino así que el peregrino no pasó desapercibido. Vestía un roído hábito y unas desgastadas sandalias. Portaba llagas en manos y pies. Pero lo más llamativo fue la cantidad de animales que le seguían fielmente. Aquel desconocido parecía ser el mismo San Francisco de Asís. El ventero ya veía el negocio. Durante unos días el menú incluiría caza menor.

Calamardo

 

LA RONDA JOTERA

Aquella noche iba a ser reveladora para mí. Se celebraba la I ronda jotera en Cunchillos. Pensaba asistir.

El ambiente era festivo, cercano, afable. Allí estaban. Cunchilleros y joteros, en total armonía y convivencia.

Al escuchar aquellas estrofas, se despertaron en mí, emociones adormecidas y sentí la proverbial hospitalidad de Cunchillos, el barrio para mí desconocido hasta aquella noche.

 Roberto Laborda Grima

 

LA SOPA

Hace mucho tiempo en la localidad de Cunchillos, existió una mujer llamada Juliana. Un día su novio le abandonó y ella se puso a hacer sopa.

Susana Feijóo Esteban

 

¿LA VERDAD?

– ¡Ama a tu pueblo y triunfarás! – comenta Jesús y… el alcalde de Cunchillos lo crucifica por ingenuo.

Hebert Poll Gutiérrez

 

LO MÁS BONITO DE LA VIDA

Deseaba tanto viajar que, finalmente, decidió emprender su camino. Lo que ella no sabía cuando llegó a Cunchillos era que rincones como ese escondían lo más bonito de la vida. Y fue entonces cuando se quedó sin palabras, había encontrado lo que tanto tiempo llevaba buscando: la felicidad.

Dalia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s